bclubbers logo

15 años de Facebook

Facebook está de cumpleaños. La famosa red social cumple hoy 15 años desde su lanzamiento y en bclubber no podemos no hacerle un homenaje. Pero antes de nada, sabemos lo que estás pensando: «¿15 años? ¿Ya?». Sí, pero no te asustes, pues es el tiempo que ha transcurrido desde su lanzamiento en Estados Unidos (2004). En España Facebook cumple 11 primaveras, por lo que mientras los americanos tienen a un insoportable adolescente nosotros aún vivimos los últimos coletazos de su niñez.

 

En este post no vamos a contarte toda su historia. Si estás interesado en ella, te recomendamos que le eches un ojo a la película La Red Social (y de paso a toda la filmografía de David Fincher, ya que estás). Lo que vamos a hacer es resumir las aportaciones que esta web ha traído a nuestras vidas en su breve pero intensa existencia.

 

Qué nos ha dado Facebook.

 

Tu gusto puesto a prueba

 

La opción de dar “me gusta” a las publicaciones pone a prueba nuestro criterio y divide a los usuarios en dos tipos. El primero es el generoso, esa persona carente de todo tipo de filtro a la que todo le gusta. ¿Vídeo de gatitos? ¡Me gusta! ¿Foto de la comunión del sobrino de una persona con la que coincidió en un campamento a los 10 años? ¡Me gusta! ¿Huracán que arrasa un pequeño pueblo de Wisconsin? ¡Me gusta! Menos mal que existe Facebook, porque esa actitud debe ser muy poco sostenible en la vida real.

 

me gusta

 

Y luego está el exigente. Cada “me gusta” de este tipo usuario debe valer por 1000 del primero, ya que da la impresión de que se para ante cada publicación, la analiza fríamente y se pregunta: “¿Me gusta esto realmente?”. Es como si creyera que debe emitir un juicio de valor completamente meditado y justificar su respuesta al acabar.

 

Sin embargo, ahora Facebook lo ha complicado todo. Ya no solo vale con decir si la publicación te gusta o no, pues existe un abanico de opciones que van desde la risa a la tristeza pasando por el enfado o el asombro. Para el primer usuario esto no supone ningún problema, pues simplemente dará “me encanta” a todo lo que vea, pero para el segundo cualquier publicación se convierte en un ejercicio de introspección más profundo que una dosis de ayahuasca.

 

¿Qué eres?

 

Una de las publicaciones que más abundan en Facebook son los test. Pero no cualquier test, sino aquellos que, según tus respuestas, te clasifican dentro de una categoría de lo más aleatoria. Lo peor de estos test es que una vez que empiezas no puedes parar, y si a las 16:00 intentas ver a qué casa de Hogwarts perteneces, a las 16:30 estarás descubriendo que eres un armario empotrado cuando siempre creíste que eras un armario exento. No hay marcha atrás. Bienvenido a la mayor sesión de autodescubrimiento del mundo.

 

sorting hat

 

Adiós a la teoría de los 6 grados

 

¿Conocéis esa teoría que dice que dos personas cualesquiera del mundo están conectadas entre sí por no más de cinco personas, es decir, dando solo seis “saltos”? Fue formulada por Frigyes Karinthy en 1930, y podemos considerarla enterrada por Mark Zuckerberg en 2004.

 

La creación de Facebook destruye por completo esta teoría, pues ahora mismo los contactos con gente cuya existencia habías olvidado se amontonan en la lista de amigos. Compañeros del colegio, de campamentos, del trabajo que dejaste hace años, aquella pareja que conociste en tu viaje a El Cairo en 2011… De no ser porque no existe Facebook en Corea del Norte, raro sería que no tuvieses algún amigo en común con Kim Jong-un.

 

¿Privacidad? ¿Qué es eso? ¿Se come?

 

Últimamente han salido a la luz pruebas de que Mark Zuckerberg ha usado la web como método de espionaje. Vaya sorpresa, ¿eh? ¿Quién podría haber aventurado algo así?

 

james bond

 

La red se llenó de usuarios furiosos, aunque quizás no se pararon a pensar en las potenciales ventajas de este hecho. Imagina estar en casa pensando en qué tomar para almorzar y que Facebook te sorprenda con un mensaje que diga: “Se te va a pasar el filete de la nevera”. O que un día, justo cuando vas a poner un nuevo episodio de tu serie favorita en Netflix, te recuerde: “Has quedado con Mario a las 8”. Si saben jugar sus cartas, quizás hasta nos alegremos de ser espiados.